Medidas de planificación urbana para la mitigación del cambio climático

Medidas de planificación urbana para la mitigación del cambio climático

Las ciudades son los principales centros de consumo y producción y son grandes consumidoras de energía, lo que significa que son responsables de una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo y contribuyen enormemente al cambio climático. Pero las ciudades también ofrecen muchas oportunidades para reducir estas emisiones y ahora son conscientes de que el tiempo es esencial. Los gobiernos locales están trabajando junto con los planificadores y diseñadores urbanos para realizar cambios diseñando edificios que produzcan menos emisiones de gases de efecto invernadero y construyendo ciudades más ecológicas y más eficientes desde el punto de vista energético; un plan que, con el tiempo, ayudará a limitar el calentamiento global.

Así pues, he aquí algunas medidas que las ciudades y los planificadores urbanos ya están empezando a aplicar para ayudar a combatir y limitar el cambio climático:

1- Crear edificios de energía eficiente: El consumo de energía es probablemente la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en todo el mundo. Por eso los planificadores y diseñadores urbanos están trabajando juntos para crear edificios de energía eficiente, ya sea comercial, industrial o residencial. Para lograr este objetivo de eficiencia energética, se pueden instalar ventanas de alta calidad en lugares estratégicos del edificio para proporcionar una mayor iluminación natural. También se pueden utilizar materiales de aislamiento de alta calidad y sistemas de persianas sofisticados, por ejemplo, para ayudar a disminuir el uso de los sistemas de calefacción y refrigeración. El uso de hormigón aislado cuando se construye un edificio eficiente desde el punto de vista energético desde la base puede ayudar a crear una estructura más duradera y proporcionar un aislamiento adicional, mientras que la iluminación con LED se considera otro método de baja tecnología que puede reducir el consumo de energía, haciendo que los edificios sean más eficientes desde el punto de vista energético.

2- Diseño de edificios ecológicos: Los edificios ecológicos están en alza y están tomando el mundo por asalto. Estos sistemas son autosuficientes y resistentes, ya que su principal objetivo es proporcionar agua y seguridad energética durante las próximas décadas. Están diseñados para proporcionar entornos saludables y productivos para las personas y todos los seres vivos. Los edificios ecológicos se centran en la creación de una comunidad conectada y calles peatonales, al tiempo que tienen como objetivo proteger y restaurar la naturaleza existente, abordar la escasez de agua y limitar el uso de materiales de construcción que puedan tener impactos peligrosos en el medio ambiente, como la contaminación, la deforestación y el gran uso de energía. Esto puede lograrse mediante el empleo de sistemas de recogida de lluvia y cisternas, sistemas de aguas grises, inodoros compostables y materiales de construcción naturales y recuperados, por ejemplo.

3- Mejorar la transitabilidad: Mejorar la caminabilidad significa residentes más sanos y un entorno urbano más saludable. Los diseñadores y planificadores están considerando hoy en día el efecto de la densidad urbana en el medio ambiente y cuánto afecta al cambio climático. Por eso están estableciendo nuevas estrategias para construir mejores ciudades con una mejor caminabilidad e infraestructura para bicicletas. Las ciudades ya han comenzado a utilizar esta estrategia para mejorar la salud y el medio ambiente. Por ejemplo, han comenzado a ampliar los senderos y a hacerlos más amigables para alentar a los ciudadanos a caminar en lugar de usar sus autos para llegar a otros lugares. La estrategia de caminabilidad desempeñará un papel importante en la mitigación del cambio climático, ya que ayudará a las ciudades a estar menos congestionadas y a reducir la tasa de contaminación. También se están construyendo más carriles para bicicletas alrededor de las ciudades para permitir a los ciclistas moverse fácilmente entre su casa, el trabajo y las áreas de entretenimiento. Para asegurar el éxito de este plan, los planificadores y diseñadores también están construyendo sitios atractivos e interesantes que atraerán y animarán a la gente a caminar más.

4- Retroalimentar los edificios existentes: Las estructuras existentes constituyen la gran mayoría de las construcciones del mundo y son en su mayoría ineficientes. Afortunadamente, estos edificios pueden ser reacondicionados para ser más eficientes y sostenibles, un plan que la mayoría de los planificadores y diseñadores urbanos tienen la tarea de implementar para reducir el impacto de estos edificios en el clima y el medio ambiente. Para modernizar las estructuras existentes, los diseñadores pueden cambiar los sistemas de calefacción y refrigeración, por ejemplo, y sustituirlos por sistemas de eficiencia energética. Por otra parte, es importante mejorar las ventanas y puertas de un edificio antiguo para ayudar a reducir también el consumo de energía. La eficiencia en el uso del agua representa otro principio importante cuando se retroalimentan edificios, en los que los diseñadores necesitan sustituir las viejas tuberías por sistemas de tuberías más seguros, duraderos y sostenibles.

5- Crear techos sostenibles: A medida que las ciudades se expanden y crecen, los espacios verdes desaparecen, lo que contribuye al cambio climático y crea lo que se conoce como efecto de isla de calor urbano, causando que el ambiente se caliente más de lo habitual. Este problema ha empujado a los diseñadores y planificadores a encontrar una solución adecuada. Algunos diseñadores han descubierto que una forma de mitigar el aumento de la temperatura y reducir el uso de energía es centrarse en las superficies más expuestas a la luz solar, como los tejados. Por eso ahora se ha vuelto importante utilizar techos sostenibles. Por ejemplo, los tejados verdes son eficaces y proporcionan sombra y limpian el aire en verano, lo que ayuda a bajar la temperatura en las ciudades. Por otro lado, los techos fríos y reflectantes reflejan el calor y refrescan los edificios, mientras que los techos solares pueden enfriar el techo y capturar la luz solar, lo que ayuda a producir energía.

6- Expansión de los espacios verdes: Al igual que los tejados verdes, los espacios verdes pueden reducir el efecto de isla de calor urbano y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Por eso es importante plantar más árboles en los barrios de las ciudades y ampliar los espacios públicos, como parques y jardines. Estos parques y jardines pueden actuar como los pulmones de las ciudades, proporcionando más aire fresco y promoviendo una vida saludable. Las ciudades de todo el mundo también están creando nuevos espacios verdes, ya que, además de aumentar la resistencia de las ciudades, los residentes no deberían tener que caminar más de cinco minutos para llegar a un parque público.

7- Modernización del tratamiento de residuos: Debido a que las ciudades tienen una mayor densidad y más negocios comerciales e industriales, producen una gran parte de los residuos del mundo, que son una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero. Pero las ciudades están empezando a encontrar soluciones para este problema. Por ejemplo, algunas ciudades están creando un sistema automatizado subterráneo que ayuda a controlar la recogida de basura. Este sistema recoge automáticamente la basura a través de tuberías subterráneas donde se clasifican, se entierran o se queman para la producción de energía. Esto también ayuda a reducir la dependencia de los camiones de recolección de basura, lo que a su vez reduce las emisiones de carbono y la huella de carbono de las ciudades.

Dado que el transporte, el consumo de energía y la vivienda son los mayores contribuyentes a la huella de carbono en las ciudades de todo el mundo, ahora se ha vuelto muy importante replantearse la forma en que funciona una ciudad. Las ciudades ya han comenzado a adoptar las medidas necesarias para reducir su impacto en el medio ambiente y mitigar el cambio climático. Y aunque el mundo no sea testigo de los efectos directos de estas medidas de inmediato, los planificadores y diseñadores urbanos se están reuniendo para crear conciencia sobre el cambio climático y están trabajando juntos para elaborar nuevos diseños ecológicos que puedan ayudar a las ciudades a ser más saludables y resistentes en el futuro.

Share post:

Leave A Comment

Your email is safe with us.

catorce + 18 =