Mejorar la eficiencia energética del edificio

Mejorar la eficiencia energética del edificio

La eficiencia energética se refiere al método de reducir el consumo innecesario de energía utilizando menos energía para proporcionar productos y servicios. La eficiencia energética ha sido una tendencia en aumento en todo el mundo en los últimos años, especialmente en el diseño y la construcción de viviendas, debido al aumento de los costos y los problemas ambientales que causan las emisiones de gases de efecto invernadero. En los edificios residenciales y comerciales, la energía se utiliza para la refrigeración de espacios, la calefacción de agua y espacios, los electrodomésticos, la electrónica y la iluminación, lo que puede resultar costoso para los usuarios. Tomando algunas medidas simples e invirtiendo en la eficiencia energética, se puede ahorrar tanto energía como dinero, y se reduce la huella de carbono.

A continuación se presentan algunos consejos a tener en cuenta para mejorar la eficiencia energética de su edificio

1. Sellar el sobre del edificio: Sellar correctamente un edificio se considera una de las formas más rentables de reducir el uso de energía para calefacción y refrigeración. Hace que un edificio sea más confortable y eficiente en cuanto a la energía, mejorando la calidad del aire, reduciendo las fugas y haciendo más cálidas las cámaras frigoríficas del edificio. Las fugas de aire son generalmente el mayor impulsor del uso de energía en el edificio. Es la mayor causa de las corrientes de aire exterior, de los puntos calientes o fríos y de otros problemas de humedad como el moho. Los materiales de sellado de aire, como las masillas, las espumas y las barreras de aire que incluyen madera contrachapada, madera seca y hormigón, que se utilizan alrededor de las puertas, las ventanas, las lámparas, las tuberías, el cableado y las chimeneas, ayudan a evitar que el aire caliente del interior se escape por los huecos en clima frío o que el aire caliente del exterior entre por los huecos en verano.

2. Aislar la envoltura del edificio: El aislamiento y el sellado son complementarios. Mientras que el sellado evita que el aire se escape o entre por los huecos y agujeros del edificio, el aislamiento evita que el calor fluya a través de los materiales utilizados en el revestimiento de la casa, como la madera, el hormigón, el acero o el vidrio, etc. Esto ayuda a aumentar la eficiencia energética del edificio, reduciendo los costes de calefacción y refrigeración de los ocupantes, ya que mantendrá el edificio más fresco en verano y más caliente en invierno. Hay muchos tipos de aislamiento, como la fibra de vidrio, la celulosa, el icineno y la espuma. Todos ellos absorben el calor y ayudan a que el edificio sea lo más hermético posible.

3. Usar techos fríos: Los techos fríos son un medio de enfriamiento. Los techos fríos pueden beneficiar a los edificios y a sus ocupantes, ya que ayudan a reflejar la luz solar y a disminuir la temperatura de todo el techo. Los techos fríos absorben menos calor que los techos estándar, lo que ayuda a reducir la temperatura en el edificio y a aumentar el confort del espacio interior, a la vez que disminuye la necesidad de aire acondicionado. Los tipos de revestimientos altamente reflectantes, los revestimientos de láminas, las tejas y las tejas altamente reflectantes son algunas de las formas que se pueden utilizar para transformar un techo estándar en un techo frío.

4. Usar el Paisajismo Inteligente: El paisajismo inteligente es una forma económica y estética de reducir los costos y el uso de la energía. Un paisaje bien diseñado puede ayudar a proteger los edificios del sol de verano y del viento de invierno. Los árboles y arbustos de sombra, por ejemplo, pueden ayudar a bloquear la radiación infrarroja en verano y dejarla pasar en invierno.

5. Seleccione un sistema de calefacción y refrigeración de bajo consumo: Dado que la calefacción y la refrigeración consumen hasta la mitad de la energía utilizada en los edificios, la reducción de la energía necesaria para estos sistemas es muy importante para lograr la eficiencia energética. La elección de sistemas de calefacción y refrigeración eficientes desde el punto de vista energético puede ayudar a alcanzar ese objetivo. Una de las formas más fáciles de ahorrar energía es instalando ventiladores de techo en lugar de aire acondicionado. Regular los termostatos o instalar un termostato programable también puede ayudar a ahorrar energía al apagar automáticamente los sistemas de calefacción y refrigeración de acuerdo con los cambios de la temperatura exterior. Las bombas de calor también son una alternativa a los hornos y los acondicionadores de aire porque mueven el calor en lugar de generarlo, por lo que pueden proporcionar un acondicionamiento similar del espacio con mayor eficiencia energética.

6. Instalar un sistema de agua eficiente desde el punto de vista energético: Los sistemas de agua son otra gran fuente de uso de energía en los edificios. La actualización o instalación de nuevos sistemas de agua puede ayudar a ahorrar costos y energía. Los sistemas de plomería de bajo flujo como duchas, grifos y baños pueden ayudar a reducir el uso de energía, ya que utilizan la mínima cantidad de agua necesaria. Arreglar las fugas y aislar las tuberías de agua caliente también ayuda a reducir la energía del calentamiento del agua. En cuanto a los calentadores de agua, los calentadores de agua sin tanque suministran agua caliente sólo a demanda a través de un quemador de gas o cualquier elemento eléctrico, lo que significa que utilizan mucha menos energía que los calentadores de agua que mantienen el agua caliente las 24 horas del día. También vale la pena considerar los calentadores de agua solares ya que utilizan la luz solar a través de colectores solares para calentar el agua, reduciendo así considerablemente el desperdicio de energía.

7. Instale una iluminación de bajo consumo: Las instalaciones de iluminación son un elemento importante de cualquier edificio. La instalación de una iluminación de bajo consumo puede ayudar a reducir el desperdicio de energía. Las bombillas que tienen LED o CFL se consideran las más eficientes y pueden durar más tiempo que cualquier otra fuente de iluminación. Por otro lado, la instalación de sensores, temporizadores y fotocélulas también puede ayudar a ahorrar mucha energía, ya que apagan automáticamente las luces cuando no se utilizan. La luz natural durante el día es también otra fuente de luz que puede ahorrar energía y electricidad.

8. Seleccionar aparatos y electrónica de bajo consumo: Elegir aparatos y electrónicos de bajo consumo ayuda a reducir el consumo y el desperdicio de energía. Los electrodomésticos más pequeños generalmente usan menos energía. Por ejemplo, las estufas de inducción y los hornos de microondas son significativamente más eficientes en cuanto al consumo de energía y más rápidos que los normales. El secado de ropa al aire libre o el uso de secadoras con bomba de calor también ayudan a ahorrar mucha energía. Colocar los refrigeradores y congeladores lejos de las zonas cálidas puede hacer que sean más eficientes desde el punto de vista energético. Colocar fuentes de calor cercanas puede hacer que utilicen mucha más energía de la necesaria porque la necesitarían para mantenerse frescos.

Hoy en día, el uso de energía renovable para lograr la eficiencia energética ha ido aumentando debido a sus beneficios comprobados. Los paneles solares están proporcionando actualmente la energía renovable más rentable para un edificio energéticamente eficiente. Los paneles solares funcionan en climas soleados y nublados y pueden satisfacer las necesidades energéticas de todo el edificio, incluida la energía necesaria para la calefacción y la refrigeración, los electrodomésticos, el calentamiento del agua y la iluminación, lo que lo convierte en un elemento complementario para las estrategias de uso eficiente de la energía.

Share post:

Leave A Comment

Your email is safe with us.

once − cuatro =